martes, julio 06, 2010

No limit. No control

Hay procesos descriptivos que surgen de cero o de la nada y vuelan
veloces como un colibrí a punto de morir. Entonces te darás cuenta
que habrá que ralentizar los diálogos, caminar lentamente por una
banda transportadora del aeropuerto Charles de Gaulle. Todo
podría suceder. Imaginemos la escena, los extras moviéndose
como fantasmas indecisos. Afuera hay otro mundo. Todo consiste
en poder sabotear los mapas antiguos, o mejor, la insistencia
del pintor que busca volver reales los membrillos es un saboteo
a lo real. ¿Te has puesto a pensar en cómo habría de contarse
la destrucción de Troya, la marea alta del Mar Amarillo y los
encuentros con la mujer que usa un rompevientos transparente?

1 comentario:

Catalina Rey-Sánchez Quiñones dijo...

Adoro este libro.
Lo adoro a sumercé.
K.